Ejercicio en la diabetes tipo 2

Home / Ejercicio / Ejercicio en la diabetes tipo 2

¿Que he de tener en cuenta para hacer ejercicio si tengo diabetes tipo 2?

 

El ejercicio físico es uno de los tres pilares básicos del tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2, junto con la alimentación y la toma de medicación. Para combinar diabetes y ejercicio de manera adecuada a tus necesidades, es imprescindible que planifiques junto a tu equipo médico un programa de actividad física que se adapte a ti y que te permita realizar ejercicio como mínimo 3 o 4 veces por semana.

 

Si tienes diabetes tipo 2 el ejercicio físico mejorará tu sensibilidad a la insulina, lo que es beneficioso para ti, ya que este tipo de diabetes se caracteriza, en muchas ocasiones, por una resistencia a la insulina. Al realizar deporte, disminuirán tus niveles de glucosa; la diferencia dependerá de su duración e intensidad y de tus niveles de glucosa previos. De esta manera, realizar ejercicio físico de manera continuada producirá efectos positivos en tu cuerpo: mejorará tu control glucémico a largo plazo, especialmente si en tu caso predomina la resistencia a la insulina.

 

En el caso de que recibas tratamiento con insulina, ten en cuenta que realizar deporte provoca alteraciones de los niveles de azúcar si no realizas los ajustes adecuados en la dosis de insulina.

 

Entre los ejercicios más recomendables, se incluyen actividades de carácter aeróbico como caminar, ir en bicicleta, correr o nadar, realizadas entre tres y cinco veces por semana, durante 20- 60 minutos.

 

Lo mejor es que comiences con actividades de una intensidad constante moderada o baja, pues son las que ofrecen un mejor balance entre los beneficios a obtener y los riesgos posibles. A la hora de elegir el ejercicio físico más adecuado para ti, tu equipo médico también valorará la existencia o no de complicaciones de la diabetes.

 

Antes de empezar la actividad, lo más recomendable es:ejercicio

 

  • Comprobar tus niveles de glucemia y actuar según lo acordado con tu equipo médico.
  • Si te administras insulina previamente al ejercicio puedes: reducir la dosis o aumentar la ingesta de alimentos ricos en hidratos de carbono.
  • Es mejor evitar las inyecciones de insulina en zonas que van a ser movilizadas durante el ejercicio.

Durante el ejercicio:

 

  • Lleva siempre hidratos de carbono de absorción rápida (terrones de azúcar, pastillas de glucosa, bebidas isotónicas…) que puedas tomar rápidamente en caso de aparición de síntomas de hipoglucemia.
  • Si vas a realizar ejercicio en compañía de alguien, que es lo más recomendable, informa a tu acompañante acerca de cómo actuar frente a una hipoglucemia grave.
  • Bebe agua de manera adecuada.

Después de la actividad:

 

  • Comprueba tu glucemia capilar
  • En el caso de ejercicios prolongados, disminuye la dosis de insulina posterior o aumenta la ingesta de alimentos ricos en hidratos de carbono.

 

Extraído de la Guía para las personas con diabetes, Reedición 2012. Autoras: Margarida Jansà, Daria Roca y Mercè Vidal, Servicio de Endocrinología y Diabetes Hospital Clínic, Barcelona y del Boletín Autocontrol es vida nº 31 editado por Bayer Diabetes Care en marzo de 2010. Autora: Ana Serapio

Fuente: Diabetes Ascensia

Artículos Relacionados