Aseando y cuidando mis pies

Home / ABC de la Diabetes / Aseando y cuidando mis pies

Cuidando_mis_pies

Esos cuidados son muy sencillos, incluso muchos los realizamos diariamente, pero sin conocer algunos datos interesantes en ello.

Empezamos el día, y nos debemos de bañar, al hacerlo podemos revisar si en nuestro cuerpo existe alguna lesión, alguna mancha o algo que altere las condiciones normales de la piel, pero además nos mantiene limpios y frescos.

Ese baño debe de ser con agua tibia, pues en las personas con diabetes, y principalmente en las que ya han pasado más de diez años de tener la enfermedad, la sensibilidad se altera y puede no darse cuenta de la temperatura del agua, y estar muy caliente y no sentirlo, y producirse lesiones o quemaduras en la piel que pueden infectarse y descontrolar la misma diabetes.

Es necesario utilizar siempre huaraches o chancletas para el baño, principalmente si es un baño que es utilizado por varias personas, pues se pueden prevenir la presencia de infecciones (hongos) en los pies, además de que los protege de algún objeto en el piso que tal vez, no lo hayamos visto, nos pueda lastimar.

Al bañarnos, debemos de limpiar muy bien todo nuestro cuerpo, procurando no tallar fuertemente, pues nos lastima la piel (algunas personas son muy sensibles a ello) y el uso de un jabón especial para cada persona. Algunos jabones pueden provocar una sensación de resequedad o la presencia de reacciones alérgicas, además de realizar un buen aseo del pelo, enjuague y secado adecuado, evitando la presencia de residuos de jabón en el mismo, así como de cada una de las partes del cuerpo, en especial el espacio entre los dedos de los pies.

Si no limpiamos adecuadamente entre los dedos de los pies, y no los secamos bien, la humedad o la mala higiene pueden ser parte del inicio de lesiones que pueden poner en peligro el control de la diabetes.

Después de bañarse, es el mejor momento para el corte de uñas de los pies, estas deben de estar rectas o cuadradas, de tal manera que no se podrán enterrar en los dedos, si no se puede hacer por uno mismo, pediremos de favor a alguien que pueda ver bien y lo sepa hacer, pues el mal corte y cuidado de las uñas, en muchas ocasiones es el inicio de las lesiones en el pie y a veces, eso termina con una amputación o corte del dedo, o del pie mismo.

Siempre, debe de usar zapato, nunca estar descalzo, pues el calzado protege nuestro pie, además es bueno usar calzado que no apriete pues si esto sucede, lastima los dedos, y junto con un mal cuidado de las uñas, y descuido, ser inicio de infecciones en los pies, que pueden avanzar muy peligrosamente.

Debe de cambiarse el zapato dos veces al día y revisar los pies, si están muy resecos, usar una crema humectante en una cantidad pequeña, y si sudan mucho, un buen secado y algo de talco.

No debemos olvidar que siempre use calcetín, medias o protectores, nunca estar sin esa prenda, pues nos protegen, pero no deben de apretarnos mucho tanto las medias en las mujeres, como los calcetines en los hombres, pues la mala circulación que pueda existir en las personas con más de cinco años de tener diabetes y el mal cuidado de los pies, propicia lesiones graves.

Nunca debe de usarse calcetines rotos o remendados pues nos lastima, o simplemente, la protección es defectuosa.

Al comprar zapatos, debe de hacerse en la tarde, pues es en ese momento del día en que los pies están más hinchados y al apretar el zapato, no lo debemos de comprar, aunque estén muy bonitos, o tengan un buen precio.

Antes de ponerse los zapatos, es muy bueno revisar dentro de los mismos, pues en ocasiones, la plantilla mal colocada, o pequeños objetos como monedas, piedras, o incluso llaves, pueden pasar desapercibidas por algunas personas con diabetes, ya que pueden no sentirlo y si a eso se agrega una visión defectuosa se puede causarle lesiones diversas en el pie.

Afortunadamente no son frecuentes las lesiones en las manos, pero el cuidado incluye aseo de manos siempre antes de tomar alimentos, después de ir al baño, así como el tener las uñas recortadas y siempre limpias.

Si tienes un familiar o conocido con diabetes, puedes ayudar a cuidarse sus pies, recuerda que la primera causa de amputaciones que no suceden por un accidente, es producida por un mal cuidado de la persona con diabetes.

Por Dr. José Rodríguez Uribe
Especialista en Medicina Interna, Educador en Diabetes. Centro para la Atención de la persona con diabetes.
drpepe1961@hotmail.com

Artículos Relacionados