Buena nutrición para el control de la diabetes

Home / Nutrición / Buena nutrición para el control de la diabetes

Por: Oscar Moreno*
En el marco del Día Nacional de la Nutrición que se celebró en México el 28 de mayo pasado, es importante hablar de dos de los mayores problemas de salud pública en México: el sobrepeso y la diabetes.

En sobrepeso y obesidad, México ocupa el primer lugar mundial en niños y el segundo en adultos con este padecimiento. De acuerdo con la Secretaría de Salud, en nuestro país, el 72% de las mujeres mayores de 20 años (20.52 millones de personas), tiene obesidad o sobrepeso, 66% de los hombres mayores de 20 años (16.96 millones de personas) y el 26% de niños en edad escolar (5.54 millones de personas). Esas cifras desencadenan otras complicaciones y dan como resultado una enfermedad que preocupa a la OMS en gran medida, la diabetes.

En México, según los cálculos de la Federación Internacional de Diabetes, la prevalencia de la diabetes mellitus abarca el 11.9% de la población, y en todo el mundo, cerca del 50% de las personas diabéticas se desconocen como portadoras de la enfermedad. A nivel mundial (de acuerdo a publicaciones científicas recientes) la diabetes mellitus tipo 2 se ha cuadriplicado de 1980 a la fecha, sin embargo, en México ha ido más allá, prácticamente octuplicándose, lo que nos ha llevado del lugar 15 al 10 entre los países con mayor número de diabéticos a nivel mundial.

Para reducir estos números es necesario comenzar a generar buenos hábitos alimenticios en nuestra sociedad. Pero sobre todo es importante concientizar a nuestra población que ya padece sobrepeso y/o diabetes para que mejoren sus hábitos y se apeguen a su tratamiento con el fin de tener una mejor calidad de vida y reducir las complicaciones derivadas de la misma como: ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, enfermedad renal, amputaciones, deterioro ó pérdida de la visión y daños neurológicos, entre otras.

Comencemos puntualizando que no existe una dieta especial para los pacientes con diabetes. No hay alimentos mágicos ni milagrosos, especiales o diferentes a los que todos sin excepción podemos y debemos comer. En otras palabras, la “dieta para diabetes”, es un mito.

Pero, ¿por qué entonces se insiste en una “dieta especial” y elaborar y cumplir un “plan de alimentación”? Las razones son sencillas. Una persona con diabetes debe preocuparse por lo que come, cuándo y cuánto, sin negarse la oportunidad de disfrutar de esta acción. Una alimentación balanceada no implica un castigo ó reprimenda, y es responsabiliad del personal de salud transmitir este concepto de una manera apropiada, que a su vez evite su rechazo.

Alguien con diabetes debe abrirse a una selección variada de alimentos que puede y debe consumir en cantidades moderadas y apegarse a horarios regulares de comida.

Un plan de alimentación es algo que todas las personas deben seguir si desean tener una vida sana y saludable. Éste, deberá ser rico en nutrientes y bajo en grasas saturadas y carbohidratos simples, dándole más relevancia a los vegetales, frutas y granos enteros. La meta es balancear los 3 tipos de nutrientes básicos: carbohidratos, proteínas y grasas; sin dejar de disfrutar del placer de comer.

Para esto, es necesario acudir con un nutriólogo para que participe activamente en el tratamiento del Paciente desde el punto de vista alimentario, esto puede disminuir las necesidades de medicamento, así mismo, evitar los episodios de hipoglucemia y mejorar la calidad de vida de las personas con este padecimiento.

Algo muy importante al momento de elaborar el plan, es considerar la historia personal, así como sus gustos y progresión de la diabetes. Un mismo plan puede no funcionar para dos personas distintas. La persona más idónea para elaborar planes alimenticios son los licenciados en nutición ó los médicos especialistas en nutrición. Ellos tienen la experiencia y el conocimiento para orientar a los pacientes a seleccionar los alimentos de acuerdo a sus necesidades, así como a establecer un horario para sus alimentos, capacitar en lo que respecta a la compra de sus alimentos, lectura de etiquetas de los mismos, manejo de las porciones, etc.

La diabetes es una enfermedad crónica para la cual, a la fecha, no existe cura. Sin embargo, no debe ser vista como una “sentencia”. Mientras el paciente se encuentre más empoderado para asumir sus cuidados y atenderse con regularidad podrá disfrutar de una mayor calidad y expectativa de vida. Lo que comemos juega un papel fundamental en nuestra salud, no solamente en la diabetes.

*El Dr. Oscar T. Moreno Loza es médico egresado de la UNAM, especialista en endocrinología (UNAM, Hospital General de México). Actualmente, es miembro de la Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología (SMNE), de la “American Association of Clinical Endocrinologists” y la “Endocrine Society”. Labora en el Hospital General de México y Hospital Ángeles Lindavista. Ha fungido como conferenciante desde 2012 en el área de diabetes mellitus en diversos foros nacionales. Ha fungido como docente de pregrado con la U.N.AM. y Universidad Anáhuac Norte. Cuenta con publicaciones en internet, libros de texto y artículos en revistas médicas nacionales y extranjeras.

obesidad y diabetesdieta

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario