Mitos y realidades de los enjuagues bucales

Home / Bienestar / Mitos y realidades de los enjuagues bucales

Los enjuagues bucales juegan un papel importante en el cuidado de la salud bucodental, sin embargo están rodeados de falsas creencias por lo que ciertas personas evitan usarlos.  Por ello, GSK te dice la verdad sobre estos productos:

Mito: Usar enjuague bucal es igual que lavarse los dientes.

El uso del enjuague bucal no sustituye el cepillado, su función es complementaria, enfatizan la limpieza de las zonas donde el cepillo no alcanza a llegar. Al ser líquido, es más sencillo limpiar los huecos estrechos, de tal modo logra liberarlos de los residuos. Además, previene la formación de sarro en la superficie de los dientes así como caries gracias al flúor, elemento químico que brinda protección1.

Mito: El enjuague bucal sin alcohol es menos efectivo.

El colutorio o enjuague bucal sin alcohol, cuenta con los mismos elementos para prevenir la caries, placa bacteriana y eliminar restos de alimento que los que tienen alcohol1. La principal diferencia es que buscan evadir el ardor o dolor en las mucosas de la boca, al mismo tiempo elimina hasta el 90 por ciento de gérmenes causantes del mal aliento.

Los enjuagues sin alcohol ayudan a que este hábito sea una experiencia llevadera en aquellos casos donde haya lesión bucal, de esta forma se puede continuar con su uso siempre y cuando lo recomiende un especialista.

Mito: Todos los enjuagues tienen la misma función.

Existe gran variedad de colutorios que ayudan a reducir ciertas sensaciones o padecimientos, aunque la recomendación de utilizarse como complemento del cepillado es la misma para todos, deben elegirse acorde a las necesidades individuales. Se recomienda acercarse a un odontólogo para que sea él quien indique cuál es la mejor opción, así como prestar atención a las etiquetas pues éstas señalan el modo adecuado de uso.

Fuente: GSK

emjuagues bucales

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario