Estrés

Home / Salud emocional / Estrés

El estrés es parte de la vida. Los embotellamientos del tráfico, las fechas límite, las relaciones en la casa y en el trabajo, las finanzas, las lesiones o una enfermedad como la diabetes, pueden todas causar estrés.

¿Cuál es la causa que te hace sentir estresado?

Cada uno de nosotros es diferente. Lo que causa poco o ningún estrés en ti, puede causar un gran estrés en alguien más. Realiza una lista de las personas o las cosas que te estresan.

¿Cómo reaccionas al estrés?

Pon atención a la forma en que tu reaccionas. La forma en que reaccionas puede ser diferente a la forma en que otro reacciona. Puedes reaccionar sintiéndote tenso, ansioso, molesto o enojado. Puedes reaccionar sintiéndote cansado, triste o vacío. Tu estómago, cabeza o espalda pueden doler.

Algunas personas reaccionan riéndose nerviosamente o siendo autocríticos. Otros se desaniman o frustan fácilmente, o se aburren. Algunos lloran fácilmente.

¿Cómo manejas el estrés?

La forma en que manejas las situaciones estresantes determina la intensidad del estrés que sientes. Puedes manejar el estrés en una forma que te haga sentir que tienes el control. O puedes manejar el estrés en una forma que te haga sentirse peor.

Algunas veces la gente escoge manejar el estrés en formas que son perjudiciales. Pueden optar por el alcohol, drogas, cafeína, nicotina o cualquier cosa que piensen que puede animarlas o calmarlas. Algunos escogen el exceso de comer. Cualquier comportamiento excesivo, inclusive apostando o durmiendo en exceso, puede ser una forma de intentar alejarse del estrés. Pocas de estas soluciones funcionan, y con diabetes la mayoría de ellas son peligrosas. Hay otras formas más seguras de aliviar el estrés.

Como manejar el estrés con seguridad.

Respira profundamente. Siéntate o acuéstate y no cruces las piernas ni los brazos. Cierra tus ojos. Respira profundo y lentamente. Deja salir todo el aire. Inhala y exhala de nuevo. Empieza a relajar tus músculos. Sigue inhalando y exhalando. Cada vez que exhales, relaja tus músculos todavía más. Realiza esto de 5 a 20 minutos, por lo menos una vez al día.

Relájate. Acuéstate. Cierre tus ojos. Ponte tenso, mantén la tensión y luego suelta los músculos de cada una de las partes de tu cuerpo. Empieza por tu cabeza y sigue hacia abajo hasta tus pies.

Aflójate. Forma círculos, estira y sacude alguna parte de tu cuerpo.

Permanece activo. Algunas de las mejores actividades para aliviar el estrés son el entrenamiento en circuito, montar en bicicleta, remar, correr, nadar y esquí a campo traviesa. Si no te gusta ninguna de éstas, encuentra otra que te guste y realizalo a menudo.

Masaje. Ponte en manos de un terapista con licencia para masajes.

Ten buenos pensamientos. Tus pensamientos afectan tus sentimientos. Pon una lista alrededor de tu muñeca. Estírala y suéltala cada vez que tengas un mal pensamiento. Reemplaza ese mal pensamiento con uno mejor, o recita un poema, o una cita que te calme y concentre.

Habla de ello. Busca a alguien para hablar cuando algo te molesta, puede hacerte sentir mejor, confía en tus familiares o amigos. Consulta un terapeuta o únete a un grupo de apoyo. Otros pueden tener los mismos problemas que tu.

Escríbelo. Escribe lo que te está molestando, puedes llegar a encontrar una solución, o dibuja o pinta tus preocupaciones que se alejan.

Intenta algo nuevo. Empieza un pasatiempo o aprende una habilidad manual. Toma una clase. Ingresa a un club o en un grupo de discusión sobre libros, películas o cualquier otra cosa que te interesa.

Aléjate. Toma unas minivacaciones, o una noche, o un fin de semana largo.

Escucha. Escucha música con efecto calmante. O una cinta de sonidos naturales, como pájaros o las olas del mar.

Toma un baño caliente. El baño caliente más agradable tiene la misma temperatura que tus pies. Quédate en la tina de 20 a 30 minutos, agrega burbujas o hierbas calmantes si lo deseas.

Di no. Especialmente a las cosas que realmente no requiere hacer. Puedes sentirte estresado si aceptas demasiadas cosas.

Ríete de ello. Ten un a risa verdadera y saludable todos los días. Busca películas divertidas, libros divertidos y gente divertida.

Ve la naturaleza. Ve el mundo a tu alrededor. Flóres, árboles, inclusive insectos. El sol, la luna, las estrellas. Nubes, viento y lluvia. Sal y pasa tiempo fuera. Si no puedes salir, ve a través de la ventana. Inclusive ver cuadros de árboles puede ayudar a relajarse.

Come inteligentemente. Cuando se encuentra sometido a estrés, tu cuerpo puede utilizar más vitaminas B, vitamina C, proteínas y calcio. Aumenta tu consumo de vitamina B comiendo más granos enteros, nueces, semillas y frijoles, naranjas, toronjas, brócoli, pollo, pescado, claras de huevo, leche light, yogurt, queso, etc.

Consúltalo con la almohada. Algunas veces las cosas se ven mejor al día siguiente, descansa bien durante la noche.

Tu red de apoyo.

Hay fuerza en los números. No tienes que enfrentar tu sólo las emociones y el estrés de la diabetes. Tus familiares y amigos y los profesionales de la salud mental como Psiquiatras pueden ayudarte.

Fuente: American Diabetes Association / Diabetes Tipo 2 / Su guía para una vida saludable

estrés

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario