Esguince: A todos nos pasa pero no sabemos qué hacer

Home / Bienestar / Esguince: A todos nos pasa pero no sabemos qué hacer

Los esguinces son lesiones traumáticas inducidas por una fuerza súbita que hace que las estructuras fibrosas de los ligamentos se estiren más de lo normal. Estos últimos son los encargados de unir dos o más huesos y permiten al cuerpo mantener su equilibrio y movilidad natural.

Al año, más de 275 mil personas presentan esguinces[1]. Actividades tan básicas como usar tacones o jugar fútbol el fin de semana, pueden desencadenar estas lesiones que si no reciben un adecuado tratamiento médico, pueden volverse un gran problema.

Conoce las recomendaciones del Dr. Eric Hazan[2] para evitar que los esguinces provoquen inestabilidad en la articulación, además de un dolor crónico y recurrente.

Prevención:

  • Calentamiento y ejercicios controlados.
  • Mantener un buen control metabólico.
  • Practicar yoga y tai-chi.

Fases del esguince:

1er grado o leve: Inflamación + dolor

  • Colocar hielo.
  • Acudir a un centro médico.
  • Tomar antiinflamatorios, bajo indicaciones médicas.
  • Reposo por 10 días.
  • No realizar deporte ni ejercer fuerza.
  • Usar vendajes elásticos o de movilización flexible.
  • Reintegrarse a las actividades de forma gradual.

2do grado o moderado: Ruptura parcial de algunas fibras del ligamento + sangrado (moretón) + posible inflamación de tendones + dolor.

  • Acudir con un especialista en ortopedia.
  • Inmovilizar la zona afectada.
  • Proteger con estabilización rígida y soporte (botas y férulas).
  • Reposar por 6 semanas.
  • Evitar apoyo de cualquier tipo por dos o más semanas.

3er grado o severo: El ligamento se desprende de uno de los huesos que une + gran inflamación + dolor severo.

  • Recibir atención especializada.
  • Realizarse estudios (resonancia magnética nuclear, ultrasonido y radiografía).
  • Inmovilizar por seis semanas o tratamiento quirúrgico.
  • Manejo de rehabilitación integral para recuperar la función de la articulación.

 

Esguince, cuidados posteriores:

 

  • Tomar terapias de fisioterapia.
  • Seguir al pie de la letra el manejo del tiempo y duración de la rehabilitación

¿Sabías que…?

Los ligamentos tienen unas especies de sensores que le permiten al cerebro “tener conciencia” de la posición en que se encuentra la articulación. Si no se sigue al pie de la letra la rehabilitación, el cerebro recibe información alterada por parte de estos sensores lo que se traduce en más esguinces.

[1] De acuerdo al Instituto Mexicano del Seguro Social.

[2] Jefe de la División de Traumatología y Urgencias del Instituto Nacional de Rehabilitación.

 

Fuente: BSN Medical

Tobillos sanos

Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario

Más de la mitad de los mexicanos, no toma suficiente agua simpleDiabetes infantil: la 5 claves para ayudar a los padres en el debut