Danzaterapia cambia tus movimientos para ganar salud

Home / Noticias / Danzaterapia cambia tus movimientos para ganar salud

Durante seis días, la Ciudad de México será sede del Primer Encuentro Latinoamericano de Danzaterapia donde participan expertos de cinco países.

Danzar tiene un efecto psicoterapéutico porque a través del movimiento es posible integrar procesos cognitivos, corporales y emocionales de los individuos.

Para dar a conocer esta posibilidad del uso de la danza, denominado Danzaterapia, y ofrecer clases magistrales a quienes ya lo conocen, por primera vez se reúnen practicantes y danzo terapeutas de Argentina, Brasil, Chile, España y México.

El principio terapéutico de la danzaterapia se basa en asumir que cuerpo y mente son inseparables, por lo que el movimiento corporal refleja estados emocionales internos; por lo tanto, al cambiar de movimientos o hacerlos con un sentido personal se producen cambios psicológicos que promueven la salud en general, explicó Georgina del Ángel Cabrera, cofundadora de Artesa, grupo organizador del encuentro.

Médicos, psicólogos, estudiantes, profesores, bailarines, músicos, actores, artistas plásticos y en realidad, toda persona interesada en disfrutar y aprender de su cuerpo en movimiento, pueden acercarse a esta propuesta, agregó Laura Aguirre, la otra fundadora de Artesa, que ofrece talleres de Danzaterapia desde hace seis años.

 

 

“Con la danzaterapia me he puesto en contacto con mi cuerpo de una manera muy diferente, llegué a practicar ballet, donde hay una clase de reglas concretas a seguir; acá en danzaterapia hay mucho espacio de libertad”, compartió Morena Avitia, bióloga que hace cuatro años se inició en esta práctica.

Justo la libertad de improvisación es un elemento básico de esta práctica, pues como individuos con diferentes historias de vida y necesidades, cada ejercicio propuesto se asume a un ritmo propio.

“En la clase no se enseñan pasos ni coreografías, de lo que se trata es que cada individuo genere su propia propuesta de movimiento; cada cuerpo, cada danza, cada movimiento, cada gesto cuenta nuestra historia personal, lo que convierte a nuestra danza en única e irrepetible”, aclaró Cabrera.

“Desde que practico tengo menos miedo al ridículo, al estar expuesta en cualquier contexto, he podido verme de manera más franca y completa, ahora me reconozco como persona dentro de mi cuerpo, con todo y mis limitaciones, posibilidades, flexibilidad, y también con mi parte que no es flexible”, abundó Morena Avitia.

Al adquirir conciencia corporal, las personas corrigen su postura,  aumentan su flexibilidad, ganan tono muscular y por tanto, disminuyen el estrés, al mismo tiempo que entran en contacto y expresan sus emociones y sentimientos de manera más sencilla.

“Esa conciencia del cuerpo trae nuestra atención al aquí y al ahora, a estar presentes, aprender a cuidarnos, a sentir lo que nos lastima y todo eso al extrapolarlo al área psico-emocional, tiene impacto positivo en nuestra autoestima”, señaló Cabrera. De hecho, en Argentina se utiliza la danzaterapia para apoyar el desarrollo de personas sordomudas y con Síndrome de Down.

El movimiento de la danzaterapia inició en Estados Unidos entre 1930 y 1940 y poco a poco se ha extendido en el continente. En México existen por lo menos tres grupos que la promueven.

El primer Encuentro Latinoamericano de Danzaterapia se realizará en el Instituto Mexicano de Musicoterapia Humanista. Los interesados pueden consultar el programa en la página de Facebook Artesa, o pedir informes en latinodanzaterapia@gmail.com

 

Cartel Encuentro Danzaterapia

Guardar

Artículos Relacionados