Complicaciones de los riñones en la diabetes

Home / Corazón y riñón / Complicaciones de los riñones en la diabetes

El número estimado de diabetes en personas de entre 20 y 79 años, es de 463 millones (9.3% de la población) en la actualidad. Se pronostica que al menos 578 millones de personas (10.2% de la población) tendrán diabetes para el año 2030. Para el año 2045, esa cifra aumentará de manera alarmante hasta 700 millones (10.9%).

 

A nivel mundial, la diabetes es una de las diez principales causas de muerte:

  • En México la prevalencia es del 10.3%
  • Primera causa de muerte en personas de entre 45 y 64 años
  • Morbilidad: 400,000 casos nuevos cada año
  • Sexta causa de hospitalización y sexto lugar mundial en número de casos
  • Supone el 40% de los nuevos casos de insuficiencia renal terminal
  • La insuficiencia renal ocupa el 10º lugar como causa de muerte

La Encuesta Nacional de Nutrición y Dietética (ENSANUT 2018-2019) reportó en México que hay 8.6 millones de personas (10.3%) con diagnóstico previo de Diabetes Mellitus entre los 20 y 79 años de edad; un número similar de personas tiene la condición, pero no han sido diagnosticadas.

 

La diabetes es el resultado de un proceso iniciado muchos años atrás de su aparición clínica. Las condiciones que determinan la aparición de la Diabetes tipo 2 y sus comorbilidades están presentes desde los primeros años de vida.

¿Sabías qué entre el 15 y 20% de las personas con diabetes tienen retinopatía (enfermedad ocular que causa daño en los vasos sanguíneos de la retina) y entre el 5 y 10% proteinuria (presencia anormal de proteínas en la orina)? Esto destaca la importancia de hacer un diagnóstico oportuno tanto de la Diabetes tipo 2 como de sus complicaciones.

 

¿Cuándo y cómo se debe realizar la valoración de función renal en una persona con DM2?

Se debe evaluar la función renal anualmente y desde el momento del diagnóstico (El médico puede solicitar estudios para conocerel nivel de la creatinina en sangre y el cálculo de la tasa de filtración glomerular, con el objetivo de conocer la función de los riñones).

Las personas con Diabetes tipo 2 pueden llevar varios años con la enfermedad encubierta y por lo tanto pueden tener ya nefropatía al momento del diagnóstico, es decir el daño en el riñón que provocan los niveles elevados de glucosa en sangre y que a largo plazo pueden disminuir la capacidad de los riñones para filtrar la sangre y eliminar los productos de desecho, causando falla renal o insuficiencia renal, sin embargo, mientras no haya albumina en orina se puede descartar nefropatía diabética.

 

¿Cuáles son los factores de riesgo que afectan a los riñones?

Existen más probabilidades de desarrollar una enfermedad de los riñones si tienes un estilo de vida inadecuado como:

  • Alimentación no saludable (Una alimentación saludable debe ser completa, suficiente, adecuada, equilibrada, variada e inocua)
  • Ingesta alta de sal (mayor de 2 gramos al día)
  • Consumo poco frecuente de agua simple (menor de 1 litro)
  • Tabaquismo
  • Tomar alcohol en demasía
  • No hacer ejercicio
  • No atender oportunamente las infecciones de vías urinarias
  • Tener Diabetes Mellitus con más de 10 años de diagnóstico y presentar mal control frecuentemente
  • Hipertensión arterial y enfermedades cardiacas mal controladas
  • Tener antecedente de familiares con daño en los riñones
  • Ingesta crónica a dosis altas de medicamentos analgésicos
  • Automedicarnos de manera frecuente con antibióticos

 

Es de vital importancia la detección temprana, dado que la diabetes mal controlada (glucosa en sangre mayor a 80 mg/Dl) o no diagnosticada con varios años de evolución), puede tener efectos negativos. La DM2 supone un mayor riesgo (de 2 a 4 veces) de desarrollar una enfermedad cardiovascular, eventos cerebro vasculares y enfermedad vascular periférica. Un mal control de la diabetes puede llevar a complicaciones como ceguera (retinopatía), insuficiencia renal terminal (nefropatía) y amputaciones (neuropatía).

 

Por todo ello, la prevención de la DM2 supone en la actualidad uno de los retos del sistema de salud más relevantes, así como gastos más elevados por la prestación de los servicios médicos.

¿Cómo saber si mis riñones fallan?

La enfermedad de los riñones de estadio inicial no presenta síntomas, por lo que hacerse un chequeo puede ser la única manera de saber si sus riñones están sanos.

El daño en los riñones es progresivo, en ocasiones puede ser leve y permitir que los riñones continúen con su función norma, otros casos progresan rápidamente hasta presentar una falla renal. La mayoría de las personas no manifiestan síntomas hasta que la enfermedad renal está avanzada.

 

Una forma en la que los médicos evalúan la función de los riñones es a través de un examen llamado Tasa de Filtración Glomerular (TFG), el número más alto de esta tasa es 100 y con base en él se puede clasificar por etapas:

Etapa 1: El daño renal es leve pero la función de los riñones es normal (TFG >95)

Etapa 2: Se puede presentar entre los 5 y 15 años tras el diagnóstico, hay disminución leve de la función renal (TFG 80-89)

Etapa 3: Hay daño renal con disminución moderada de la función renal. El daño es irreversible si la tasa de filtración glomerular cae entre 34 y 40 (TFG 30-59)

Etapa 4: Disminución severa de la función de los riñones (TFG 15-29)

Etapa 5: Insuficiencia renal terminal, en esta etapa se requiere diálisis (TFG <15)

 

La velocidad con la que la enfermedad renal avanza varía de persona a persona y depende en gran medida del control glucémico que tenga, en aquellas personas con descontrol glucémico, es decir, que mantienen niveles elevados de glucosa durante mucho tiempo este daño se acelera.

 

No todos los pacientes que tienen diabetes de larga evolución desarrollan insuficiencia renal, se estima que entre el 30% y 33% presentarán un daño tan importante en sus riñones que requerirán entrar en un programa de diálisis.

 

La falla renal significa que tus riñones han perdido la mayoría de su capacidad para filtrar la sangre y eliminar los productos de desecho a través de la orina. Cuando nuestros riñones presentan menos del 15% de su función normal; se pueden presentar síntomas relacionados con la acumulación de algunos productos de desecho que ya no puede eliminar adecuadamente el riñón, y un exceso de agua en el cuerpo. La enfermedad renal terminal es la falla avanzada de los riñones, la cual se trata con diálisis o un trasplante de riñón.

 

Para remplazar la función perdida de los riñones, nuestro médico puede optar por una de estas tres opciones de tratamiento:

  • Hemodiálisis
  • Diálisis peritoneal
  • Trasplante de riñón

 

Ante el diagnóstico o la presencia de DM2 es importante que se adopten las modificaciones en el estilo de vida y que conozca cómo el descontrol de la diabetes puede afectar a otros órganos como los riñones, en caso de que ya se presente algún daño no esperar a que avance pues implicará deterioro de la calidad e impacto en la economía familiar (consultas médicas, exámenes de laboratorio, medicamentos y más).

 

¿Qué puedo hacer para mantener mis riñones sanos?

Algunos consejos para proteger a tus riñones y vigilar los factores que pueden dañarlo son:

  • Sigue tu tratamiento médico y modifica tu estilo de vida para mantener un buen control de la diabetes y de otras condiciones como hipertensión arterial o dislipidemia (colesterol y triglicéridos elevados)
  • Evita fumar
  • Inicia con un plan de actividad física, orientado siempre por tu equipo de salud

 

Existen muchos estudios que pueden indicar si hay daño renal, una química sanguínea (en la que se mida urea, creatinina o nitrógeno ureico) es la más común, un examen general de orina ayudará también a detectar infecciones o alteraciones severas. Los estudios de recolección de orina de 24 horas es uno de los mejores al evaluar la función de los riñones y deben solicitarse al menos una vez al año (aunque no haya molestias), es posible que su médico los solicite con mayor frecuencia si encuentra alguna alteración.Recuerda que todos deben estar indicados por el médico y en ocasiones incluso se requerirá de un especialista para solicitarlos o interpretarlos.

 

Los estudios de química sanguínea son parte del seguimiento habitual en diabetes y se pueden solicitar cada 1 a 3 meses según el control que requiera su médico.

 

Durante su próxima consulta médica pregunte a tu médico sobre tus riñones, él te ayudará a decidir qué tan frecuentemente se debe monitorear la salud de sus riñones.

 

Autor: Dr EDC Josafat E Camacho Arellano / Presidente Médico del Consejo Directivo de la Federación Mexicana de Diabetes, A.C. / Médico especialista en medicina interna / Céd Prof: 337244

 

Referencias:

  • https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/enfermedades-rinones/informacion-general/prevencion
  • Atlas FID, 9ª edición Noviembre 2019. ALAD 2019. Cap. 13, pag. 86-89
  • ENSANUT Resultados Nacionales 2018-2019, INEGI, INSP, SS
Artículos Relacionados
FMD NEWSLETTER
Suscríbete a nuestro Newsletter y mantente informado sobre las novedades de la FMD
TU EMAIL*
    
TU NOMBRE COMPLETO*