Bebidas endulzadas artificialmente y la salud metabólica

Home / Noticias / Bebidas endulzadas artificialmente y la salud metabólica

Investigación demuestra que reemplazar bebidas azucaradas por bebidas endulzadas artificialmente puede tener efectos positivos para la salud metabólica del hígado

 

Un nuevo estudio revela que el consumo de bebidas endulzadas de bajo contenido calórico en lugar de bebidas endulzadas con azúcar conduce a una mejora en la concentración de lípidos en las células hepáticas, un indicador clave en la enfermedad del hígado graso no alcohólico,  en los individuos con sobrepeso u obesidad.

 

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (HGNA) es una condición médica comúnmente causada por la obesidad, la cual afecta hasta a un 25% de los adultos en Estados Unidos, con 3 millones de nuevos casos cada año, según la American Liver Foundation1. Una intervención clave contra el HGNA es reducir los niveles séricos de triglicéridos, incluyendo la limitación de carbohidratos simples y alimentos con altos contenidos de azúcares añadidos. Una reciente investigación clínica publicada sobre la obesidad reveló una mejoría significativa en la concentración de lípidos en las células hepáticas en personas con sobrepeso al cambiar del alto consumo de bebidas azucaradas a bebidas endulzadas artificialmente.2 Los investigadores concluyen que los resultados sugieren que “la sustitución de bebidas azucaradas con bebidas endulzadas bajas en calorías puede tener efectos positivos para la salud metabólica hepática.”

Existe una creciente preocupación entre los expertos científicos y de la salud de que el consumo excesivo de azúcares añadidos puede provocar múltiples efectos adversos para la salud.  Esto es evidente en las Guías Alimenticias para Estadounidenses 2015-2020 publicadas recientemente, que incluyen la reducción en el consumo de azúcares añadidos a menos de 10% del total de calorías diarias como una recomendación clave en la dieta para todos los estadounidenses.

Las investigaciones sobre la forma en que la restricción alimenticia de azúcares afecta a los indicadores de la enfermedad del hígado graso no alcohólico aún son escasas.  Este estudio, según los investigadores, “ofrece evidencia adicional de que una reducción en el consumo de bebidas azucaradas puede mejorar el HGNA en sujetos adultos con sobrepeso u obesidad, y se suma a la creciente preocupación de que el exceso de azúcar puede alterar negativamente el metabolismo lípido del hígado.”

Este estudio se realizó con mujeres y hombres con sobrepeso y obesidad (IMC > 25) que consumen dos o más bebidas gaseosas o té endulzado con azúcar de 22 onzas (660 ml) diariamente. Los participantes del estudio se asignaron aleatoriamente para consumir la cantidad habitual o sustituir su consumo habitual con bebidas endulzadas artificialmente durante 12 semanas.  El estudio reveló que entre los participantes que consumieron bebidas endulzadas artificialmente, se redujo el consumo de productos altos en nivel energético, carbohidratos y azúcar al final de la prueba de 12 semanas, mientras que el grupo que continuó consumiendo bebidas endulzadas con azúcar no presentó diferencias en dichos indicadores.  Estas disminuciones también incluyeron una reducción significativa de 26% en promedio de concentraciones intra-hepatocelulares de lípidos (IHCL por sus siglas en inglés), y el “efecto fue más significativo en los participantes con niveles elevados de IHCL y de volumen de tejido adiposo visceral (VAT por sus siglas en inglés).”

“Este estudio es importante considerando la epidemia de obesidad y el rápido incremento asociado de la enfermedad del hígado graso no alcohólico,” dijo Maureen Conway, MBA, MA, RD, LDN, FAND, Directora de Asuntos Profesionales y de Nutrición de Heartland Food Products Group, el fabricante de los productos endulzantes Splenda®.  “Los endulzantes con bajo contenido calórico pueden ser una herramienta simple para incorporar en las terapias nutricionales para reducir el consumo de carbohidratos simples y azúcares añadidos en un esfuerzo por reducir los triglicéridos séricos. Este estudio sugiere de forma significativa que cambiar a bebidas con bajo contenido calórico puede tener un impacto considerable en la salud hepática en individuos con sobrepeso que consumen frecuentemente bebidas endulzadas con azúcar.”

Fuente: Splenda

bebidas endulzadas y obesidad

Artículos Relacionados
FMD NEWSLETTER
Suscríbete a nuestro Newsletter y mantente informado sobre las novedades de la FMD
TU EMAIL*
    
TU NOMBRE COMPLETO*