13 tips para unos pies saludables

Home / ABC de la Diabetes / 13 tips para unos pies saludables

Hemos oído que la diabetes puede llevar a desarrollar problemas en los pies. En muchas ocasiones solemos ignorar nuestros pies, especialmente si nos sentimos bien. Pero, cuando los pies están bien es exactamente el momento adecuado para evitar la aparición de problemas.

La diabetes puede ser difícil para los pies a través del tiempo porque los niveles de glucosa en la sangre pueden causar neuropatía, o daño a los nervios. El daño al nervio puede provocar el entumecimiento de tus pies. Así que no podrás sentir un pequeño corte o cuando tus zapatos te queden ajustados, y esto a su vez puede llevar a la aparición de callos, ampollas u otras heridas. Estas heridas pueden infectarse y pueden tardar en sanar, sobre todo si tienes niveles altos de glucosa en la sangre y mala circulación sanguínea en los pies y piernas (enfermedad arterial periférica o PAD).

Estos pasos te ayudarán a mantener tus pies en el mejor estado.

1. Revisa tus pies todos los días

Busca callos, ampollas, descamación (piel seca), grietas en la piel (sobre todo entre los dedos y en los talones), enrojecimiento, e hinchazón. Si no puedes dar vuelta a tu pierna para ver la parte inferior del pie, Allen Raphael, DPM, especialista en el cuidado de heridas del Centro de podología en Georgia, sugiere poner un espejo en el suelo y la planta de tu pie encima de ella para comprobar la parte inferior.

2. Hidratate

Puedes evitar el agrietamiento de la piel seca usando un humectante y espeso en tus pies. Frota bien, pero no lo ponga entre los dedos-, esas zonas oscuras y húmedas son anfitriones estupendos para la infección.

3. Usa zapatos que se ajusten a tus pies y no andes descalzo

Debes utilizar un zapato que ajuste pero no apriete tus pies y con espacio para mover los dedos. Para los pies de difícil ajuste o si ya tienes problemas en los pies, es posible que necesites un calzado terapéutico.

4. Muestra tus pies a tu proveedor de atención médica en cada visita al consultorio

La Asociación Americana de Diabetes recomienda un examen completo de los pies por lo menos anualmente para las personas con diabetes. La Asociación Americana de Podología Médica estima que 45 a 85 por ciento de las heridas del pie relacionadas con la diabetes se puede prevenir con el cuidado podológico. Otros especialistas sugieren visitar a un podólogo cada 90 días (tres meses), si eres propenso a problemas en los pies o necesites ayuda con el recorte de las uñas.

Señales de advertencia: Con estas condiciones, los pies merecen aún más atención:

5. deformidades del pie, como los dedos en martillo, dedos superpuestos y juanetes, que pueden poner en un riesgo mayor para el desarrollo de callos y úlceras (heridas abiertas)

Presta especial atención al cuidado de los pies si tienes alguno de estos problemas.

6. El uso de zapatos que rozan o pellizcan hace que sea más probable que una ampolla o herida se forme

7. La neuropatía puede causarte tanto dolor como pérdida de sensibilidad en los pies

Cuando no sientas dolor o que no sientas la formación de una herida (¡Por eso los controles diarios son tan importantes!).

8. Mala circulación significa que no recibes suficiente flujo sanguíneo para curar las heridas, por lo que necesitarás más tiempo para recuperarte

Algunos signos de mala circulación incluyen pulsos débiles en los pies o las piernas, la piel brillante y sin pelo, y la piel descolorida.

9. Los niveles elevados de glucosa en la sangre pueden llevar a reducir la velocidad de curación de las heridas del pie y frenar la capacidad del cuerpo para combatir infecciones

“Es mucho más fácil para aquellas infecciones que se hacen poderosas y se extienden con rapidez, debido a que la glucosa en la sangre es literalmente una fuente de alimento para las bacterias en las infecciones”, dice Rafael.

Cuando tienes una herida: No pongas en riesgo tu salud. Recibe tratamiento para las heridas del pie tan pronto como sea posible:

10. Obtener ayuda para las heridas abiertas

Visita a un podólogo, un médico especializado en el cuidado del pie, si tienes una herida abierta, ampolla o úlcera en tu pie que no está sanando. No intentes automedicarte. Los expertos consideran que una herida que no sana pasa a ser un problema que necesita un tratamiento agresivo. “De ser así, las personas podrían perder un dedo o la pérdida total de un pie”, dice Michele Kurlanski, DPM, un especialista en el cuidado de heridas del Lighthouse Foot and Ankle Center en Portland. Señala que lo mejor es dejar el tratamiento a los profesionales.

11. Sigue las instrucciones del tratamiento

Cuando vas a un podólogo u otro especialista para el cuidado de heridas, los miembros del personal podrían tomar una radiografía del pie para ver hasta dónde una infección se ha diseminado. Ellos limpian la herida y cortan cualquier tejido muerto. Lo más probable es tomar un cultivo de tejidos, y el médico puede sugerirte utilizar una bota para caminar o muletas para mantener tu peso sobre el pie, que trata de curar. Es probable que visites al podólogo semanalmente durante el proceso de curación.

12. Intenta alcanzar tus objetivos de glucosa en sangre

Tu podólogo también te preguntará acerca de tu manejo de la diabetes. Tu podiatra puede formar equipo con tu educador de diabetes, endocrinólogo, médico de atención primaria, o los demás para ayudar a controlar tu diabetes.

13. Debes estar preparado para un tratamiento intensivo

Si aún no ha cicatrizado en cuatro semanas, tu médico puede querer hospitalizarte con un tratamiento más intensivo, incluyendo injertos de tejido, que consiste en extraer el tejido sano de otras partes de su cuerpo y unirlas a tu pie para promover la curación.

(Fuente: Revista Diabetes Forecast)

pies saludables

Artículos Relacionados
Comments
  • Lulu ortiz

    Para mi es difícil ir al dentista cobran mucho dinero que hace falta en mi casa y no tengo seguro y en el popular me hicieron renovar cada 3 meses en los cuales perdía medio día y casi pierdo mi trabajo. En cuanto a mis pies procuro cuidarlos mucho.

Déjanos un Comentario